SOLO LOS BORRACHOS Y LOS NIÑOS DICEN LA VERDAD

Hay un lugar ,un lugar apartado iluminado difusamente por una bombilla rubia que luce calva en la intemperie,no tiene nombre porque la cal tapó el cartel que le daba unos apellidos pero todo el mundo en el pueblo conocía ese antro, como taberna de la Soledad.

Fortín de hombres ,enrarecido de tabaco ,hogar del sediento que desnuda con la mirada un  vaso de vino de tosco cristal púrpura ,sangre que brota de la vida que se apaga a cada sorbo .

Porque en la taberna de la Soledad se bebe para olvidar para no vivir en este mundo sino en el que navega  la imaginación del borracho . A veces me viene  a la memoria la taberna de la Soledad ;admiraba la sinceridad de las caras somnolientas de alcohol ruborizadas por el  vino y como de cuando en cuando alguien balbuceaba un discurso de solemnidad  envenenado de verdad ,sin el revestimiento del disimulo ,solo las palabras auténticas que marcan con una cicatriz el alma .

Todo es mentira nada es verdad ,este mundo rebosa de apariencias  donde lo autentico es lo extraño ;solo los niños y los borrachos dicen la verdad sin importar el que dirán, los primeros por inocentes los segundos por desinhibidos y sin embargo  los condenan , su pecado la sinceridad . El juego de vivir considera  mejor la metáfora de lo espinoso e intrincado  ,las palabras rellenas de ambigüedad donde mora la mentira y esconder tras una mascara nuestro verdadero rostro.

Aquellos días lejanos que regresan frescos a mi memoria , me devuelven las noches de cazadores y labriegos donde aprendí algunos de los aforismo de entender la vida y la necesidad de ser un borracho embriagado de verdad .

 

Francisco Manuel Cortes Fernandez

Anuncios

SOLEDAD 2.0

 

“La conocí donde el viento mece el trigo en un pajizo páramo ; comedida y tímida . La volví a buscar por los caminos , y la encontré , en el momento que la luna alumbraba los montes de tomillo ; le pregunté por su nombre y me dijo Soledad .

En la ciudad hace tiempo que no me encuentro con soledad, pero quien la conoce dicen que es una loca, chillona y histriónica.”

 

Voy a denunciar a soledad en este vacío existencial urbano que dibuja las calles de caras tristes . El anonimato de las personas que han olvidado saludar y de las que caminan con el rostro vacío mirando al suelo . Es un mal que planea con su manto oscuro sobre la sociedad y a la vez que entro en la vida de nuevos conocidos ,me declaran con aceptación y normalidad el uso de los ansioliticos para poder sobrellevar el día .

No los culpo porque somos una masa que pretende ser heterogénea , donde nos llaman por números no por nombres , bajo el seudónimo de todos iguales . Incluso lo mas cercano a ser humanos se ha convertido en un perfil de redes sociales donde habita nuestro avatar en un ecosistema virtual basado en relaciones superficiales para regodearnos con el onanismo del aislamiento . En la calle todos somos desconocidos sin nombre y sin identidad , almas solitarias ,lobos esteparios .