Archivo de la etiqueta: sociedad del cansancio

CARTA A LA MELANCOLIA

autor@ : SOL .A

Te veo y te siento.

Te veo cada vez que me asomo al espejo y no me reconozco. Mis arrugas aceptadas hace tiempo como historias vividas, se han convertido en surcos que van tallando mis lágrimas y como un torrente, me arrastran con ellas hacía algún lugar desconocido y tenebroso.

Te veo en mis manos que ya no son las mias y en mis pies pesados como enormes moles de granito, que solo conocen el camino de mi habitación en penumbra.

Te siento…te siento en la boca de mi estomago al que has tapado con una losa de angustia para que no pueda alimentarme, sabes que débil seré pieza fácil y podrá devorarme sin esfuerzo y lo que es peor, convertir mi mente en una caja vacía de sueños.

Te siento en mi pecho y dueles…dueles de tal manera que cada día extiendes un poco más tus tentáculos apoderándote de trocitos de mi cuerpo y mi miedo a perder la batalla, va avanzando con ellos.

¿Me pregunto quién te trajo hasta mí? como pude no reconocerte y dejarte entrar en mi mundo. No tenia motivos para llamarte, pero olvide que eres la oscuridad, que a veces necesitas de la luz para sobrevivir, por eso te cuelas por cualquier rendija; por cualquier atisbo de cansancio o melancolía.

Estas tan pegada a mí, que casi somos la misma persona y hasta te has adueñado de mis sentidos. Intento salir de la penumbra, pero me quema la luz del sol, aunque esté a punto de desaparecer en el horizonte, dejando esa gama de suaves colores propias de las puestas de sol en Doñana. Y la luna……. la luz de la luna es apenas la de una vela tintineante en medio de un universo sin estrellas.Una nube negra cubre mis ojos para que no pueda ver la belleza que llenaba de felicidad mis días y daba sentido a mi vida.

El aire ya no huele a lavanda y romero y es frio como el hielo a pesar del estío, tanto, que al respirar me hiela por dentro.

¿Dónde están mis oídos? No puedo oír las chicharras, ni el trinar de los pajaros y el agua cantarina del rio Príncipe, ahora me parece una charca muerta y tumefacta. Que pasó con la música, bálsamo sanador de mi espíritu de la que ahora huyo

¿Porque me has robado ese pellizco mágico que sentía en el corazón, cuando contemplaba una mariposa posada en una orquidea y sentía que el mundo se paraba con mi pulso mientras la inmortalizaba para siempre

Hay algo que todavía no me has robado porque un día aprendí, que hay que tenerla bien oculta para echar mano de ella cuando la lucha se hace interminable y dura. LA ESPERANZA.

 

Autora :  Soledad Aguilar ,Sevilla 2018

Anuncios

LA OPORTUNIDAD

 

Era un trovador que labraba rimas para cimentar versos y las hacía crecer  en bloques de estrofas hasta construir historias . Era un hombre de mediana edad de entradas erosionadas por el tiempo que aun podia usar el peine , un viejo joven con el oficio de cantero de poesía .

Ese dia era su primera vez en un  escenario donde sus estribillos iban a resonar acompañados de los acordes de una guitarra con formas de mujer .Al salir miró al público que le aguardaba y sus ojos centellearon recorriendo  todas sus etapas sin oportunidad y ahora estaba allí delante en su primera vez.

Se quebró su voz al comenzar y temblaron sus manos abrazando la cintura de la guitarra  pero una nota risueña que se soltó de las cuerdas borro el fallo y cantó como nunca había cantado , mirando al horizonte de butacas , rememorando una habitación sin ventanas , tapizada de cartones y un ordenador que hacia las veces de caja de ritmos  ; oía en su interior las voces de desaliento con las que le martilleaban los que no lograron cumplir sus sueños y sintió las angustia de las noches que pasó en vela dudando , pero volvió a su momento recitando sus rimas sobre un escenario por primera vez y su imaginación cambio de rumbo comenzando a navegar  con su melodía hacia sus esperanzas .

Al terminar su canto empezaron a crepitar palmas que se convirtieron en lluvia de aplausos  y bajo la cara de la guitarra escondiendo sus manos que aun temblaban con un gesto emocionado en su primera oportunidad .Un alivio reparador recorrió todo su cuerpo acompañado de una relajacion que no sentia desde hacia mucho tiempo y la sensación de ser capaz de todo , entonces titubeando  descargó unas palabras que tropezaron en su boca en un exorcismo a su pasado . Era su primera vez ahora a esta alturas justo cuando sus cabellos se tornaban de plata.

El trovador se despidió agarrando la guitarra  como una espada y se marchó rejuvenecido , despojándose del lastre de los años que lo habian hecho envejecer hasta quedar en la edad óptima ,la de la plenitud  .Detrás del escenario comenzaba el mundo y el entraba como un guerrero ,solo necesitaba una oportunidad para volver a sentir , cambiar de escenario y la necesidad de dejar de estar fuera de juego de ser un outsider .