AMOR SIN NOMBRE

Hoy te volví a encontrar , estabas en el retrovisor pero cuando baje del coche y corrí hacia ti no te encontre te marchastes , mi mirada quedó desesperada , buscándote, ahogado en la nostalgia que tu ausencia dejó impregnada ;cierro los ojos y te veo con una sonrisa amplia , burlándote porque no consigo alcanzarte ;Solo existes en mi mente .

Camino por la ciudad sin rumbo , solitario como un zombie al que el corazón le guían sus pasos ,anestesiado en el recuerdo continuo de no olvidar tus ojos ,tu mirada ,el reflejo en tus pupilas de mi rostro ;Buscándote.

Nunca podré pronunciar tu nombre porque solo recuerdo tus ojos ,nunca sabré tu voz porque solo conversamos con la complicidad de la mirada , con las caricias del idioma de los amantes y sin embargo te veo sin encontrarte ,apareces donde la melancolía de mi ojos clava su mirada y no se tu nombre para llamarte .

Amor libre,vacuo,amores sin sentido duradero como el tiempo que dura un orgasmo y sin saber tu nombre te veo por todas las partes sin encontrarte . No recuerdo las líneas de tu rostro ,solo tus ojos pero guardo tu marca felina en mi espalda y una cicatriz de guerra en el alma .

Francisco Manuel Cortes Fernandez

Anuncios

SOLO LOS BORRACHOS Y LOS NIÑOS DICEN LA VERDAD

Hay un lugar ,un lugar apartado iluminado difusamente por una bombilla rubia que luce calva en la intemperie,no tiene nombre porque la cal tapó el cartel que le daba unos apellidos pero todo el mundo en el pueblo conocía ese antro, como taberna de la Soledad.

Fortín de hombres ,enrarecido de tabaco ,hogar del sediento que desnuda con la mirada un  vaso de vino de tosco cristal púrpura ,sangre que brota de la vida que se apaga a cada sorbo .

Porque en la taberna de la Soledad se bebe para olvidar para no vivir en este mundo sino en el que navega  la imaginación del borracho . A veces me viene  a la memoria la taberna de la Soledad ;admiraba la sinceridad de las caras somnolientas de alcohol ruborizadas por el  vino y como de cuando en cuando alguien balbuceaba un discurso de solemnidad  envenenado de verdad ,sin el revestimiento del disimulo ,solo las palabras auténticas que marcan con una cicatriz el alma .

Todo es mentira nada es verdad ,este mundo rebosa de apariencias  donde lo autentico es lo extraño ;solo los niños y los borrachos dicen la verdad sin importar el que dirán, los primeros por inocentes los segundos por desinhibidos y sin embargo  los condenan , su pecado la sinceridad . El juego de vivir considera  mejor la metáfora de lo espinoso e intrincado  ,las palabras rellenas de ambigüedad donde mora la mentira y esconder tras una mascara nuestro verdadero rostro.

Aquellos días lejanos que regresan frescos a mi memoria , me devuelven las noches de cazadores y labriegos donde aprendí algunos de los aforismo de entender la vida y la necesidad de ser un borracho embriagado de verdad .

 

Francisco Manuel Cortes Fernandez