Archivo de la etiqueta: Byung-Chul Han

EL AROMA DEL TIEMPO

Me he despertado con la lluvia golpeando mi ventana con sus nudillos de plata .Aún la ciudad dormía y las casas emitían luces tintineante que en los charcos parecían fuegos artificiales . La lluvia se rompía en el cristal y seguía el marco como una trenza que se precipita hacia el vacío . No me habia dado cuenta de esta estación hasta hoy que me ha llegado el olor a tomillo y tierra mojada ,el aroma del Otoño y el crepitar de hojas secas en cada pisada .

El reloj es una máquina para medir el rendimiento , no es verdad que sirva para medir el tiempo eso solo lo hacen los astros en su movimiento . Vivimos bajo nuestra propia exigencia ,nos explotamos a nosotros mismo por tener ocupado todo los momentos del dia sin dejar espacios en blanco, los instantes de la quietud ,el del sosiego que son los momentos donde se saborea el tiempo y deja de ser acelerado , porque se detiene .

Muchas veces he esperado al crepúsculo que se apaga por el peso de la noche contra las montañas . Me detenido en las ruinas de un cortijo donde vivía una lechuza que como yo es un pájaro nocturno y juntos esperabamos el ocaso . Por el barranco de agua salada se oían replicar el canto de sueño de las mirlas en los álamos y el cacareo parlanchín de las grajillas que se acomodan sobre las ramas de los tarajes . Se encendían las estrellas y tímidos los conejos pastaban la hierba verde en las lindes de las acequias y mi amiga , la lechuza campeaba por lo olivos con su vuelo majestuoso . La noche con su quietud adormecida transcurría por el movimiento de las constelaciones y el instante no se tornaba una magnitud que un reloj pueda medir sino en una sensación que solo los sentidos pueden percibir ,era el aroma del tiempo .

Anuncios

CARTA A LA MELANCOLIA

autor@ : SOL .A

Te veo y te siento.

Te veo cada vez que me asomo al espejo y no me reconozco. Mis arrugas aceptadas hace tiempo como historias vividas, se han convertido en surcos que van tallando mis lágrimas y como un torrente, me arrastran con ellas hacía algún lugar desconocido y tenebroso.

Te veo en mis manos que ya no son las mias y en mis pies pesados como enormes moles de granito, que solo conocen el camino de mi habitación en penumbra.

Te siento…te siento en la boca de mi estomago al que has tapado con una losa de angustia para que no pueda alimentarme, sabes que débil seré pieza fácil y podrá devorarme sin esfuerzo y lo que es peor, convertir mi mente en una caja vacía de sueños.

Te siento en mi pecho y dueles…dueles de tal manera que cada día extiendes un poco más tus tentáculos apoderándote de trocitos de mi cuerpo y mi miedo a perder la batalla, va avanzando con ellos.

¿Me pregunto quién te trajo hasta mí? como pude no reconocerte y dejarte entrar en mi mundo. No tenia motivos para llamarte, pero olvide que eres la oscuridad, que a veces necesitas de la luz para sobrevivir, por eso te cuelas por cualquier rendija; por cualquier atisbo de cansancio o melancolía.

Estas tan pegada a mí, que casi somos la misma persona y hasta te has adueñado de mis sentidos. Intento salir de la penumbra, pero me quema la luz del sol, aunque esté a punto de desaparecer en el horizonte, dejando esa gama de suaves colores propias de las puestas de sol en Doñana. Y la luna……. la luz de la luna es apenas la de una vela tintineante en medio de un universo sin estrellas.Una nube negra cubre mis ojos para que no pueda ver la belleza que llenaba de felicidad mis días y daba sentido a mi vida.

El aire ya no huele a lavanda y romero y es frio como el hielo a pesar del estío, tanto, que al respirar me hiela por dentro.

¿Dónde están mis oídos? No puedo oír las chicharras, ni el trinar de los pajaros y el agua cantarina del rio Príncipe, ahora me parece una charca muerta y tumefacta. Que pasó con la música, bálsamo sanador de mi espíritu de la que ahora huyo

¿Porque me has robado ese pellizco mágico que sentía en el corazón, cuando contemplaba una mariposa posada en una orquidea y sentía que el mundo se paraba con mi pulso mientras la inmortalizaba para siempre

Hay algo que todavía no me has robado porque un día aprendí, que hay que tenerla bien oculta para echar mano de ella cuando la lucha se hace interminable y dura. LA ESPERANZA.

 

Autora :  Soledad Aguilar ,Sevilla 2018

LAZAROS DIGITALES

Un dia en la ciudad donde vivo comenzaron a llegar perros de todas los lugares . Buscaban a personas para hacerles compañía , consideraban un acto solidario sacar a la gente solitaria abandonadas en su casas y las adaptaron .Se corrió la moda entre los perros de pasear a las personas y las calles se llenaron de un bullicio de gente solitaria mirando la pantalla del móvil .Eso si los perros cuidaban de llevarlos bien atados a la mano tirando de ellos con sus cuellos triunfales y los zumbidos de llegada de whatsapps .

Asi las personas perdieron su nombre por ser anónimas y existir solo como el avatar de un red social y en el mundo físico se referían a ellos como aquel del pastor Alemán o aquella del Mastín según el perro que los llevará ,siempre sin perder de vista de forma obsesionada y ciega la llegada de nuevas noticias y comentarios .

Enfrente por la ventana veo al vecino del Pointer moviéndose de un lado a otro haciendo la cena a su perro y hablando con el móvil a la par que bracea y gesticula con mohines imposibles .El perro perturbado lo observa nervioso siguiéndole , haciendo cabriolas y cimbreando su rabo como un látigo .De la cocina escapa la redundante voz telefónica y la vaporosa humareda de alitas de pollos que se doran en un aceite chispeante bajo el cielo tóxico urbano . La ciudad es como un gran enjambre , los edificios colmenas y las ventanas son las celdas de una panal ,puertas abierta a la intimidad desde donde la privacidad de los hogares se televisa a través de un marco .

Hoy me cruce con la del perro Pekines quise saludarla pero caminaba absorta mirando la pantalla del móvil ,ciega a su alrededor . No la quise molestar y levante la mano para saludar al perro que me contestó moviendo el rabo .

Los perros se han instalado para ser los nuevos Lazarillos para los que están cegados en la era digital y las colmenas de cemento son las cavernas desde donde a través de una pantalla se ve la luz codificada de la realidad .