LA SIESTA

DSCN0255

“Se cuenta que, en otros tiempos, las cigarras eran hombres de ésos que existieron antes de las Musas, pero que, al nacer éstas y aparecer el canto, algunos de ellos quedaron embelesados de gozo hasta tal punto que se pusieron a cantar sin acordarse de comer ni beber, y en ese olvido se murieron. De ellos se originó, después, la raza de las cigarras, que recibieron de las Musas ese don de no necesitar alimento alguno desde que nacen y, sin comer ni beber, no dejan de cantar hasta que mueren .”

Fedro.

Agosto de 1988

Se apresuran las mujeres por el camino marcado por las avenas en el meridiano del verano cuando los campos agostados languidecen pajizos .El coche en el que han llegado se ha vuelto del color de la tierra asfixiado de polvo y raudas se aproximan cargadas con la comida de los jornaleros que esperan bajo la higuera ,  protegidos de los rayos del sol, refrescándose en las palpitantes aguas de murmullo acogedor de la acequia .Gazpacho con unos cubitos derretidos y unas tortillas de patatas para reponer fuerzas es el almuerzo para refrescar al espíritu de la insolación .

Agosto en la comarca del Temple es un erial de trigo aplastado y de páramos que se interrumpen con los olivares y las suaves lomas que se suceden hasta llegar a las tierras de Alhama , bajo un cielo añil pulcro sin nubes y  la melodía incesante hasta hacerse un ruido ensordecedor  de las cigarras que  conversan entre si en un lenguaje que los hombres olvidamos y que se hace eco entre las retamas que sirven de eventuales cobijos para los insectos .

Las cigarras no sestean dicen que la vida es breve para pasar una parte de ella en un sueño  y prefieren hablar o cantar bajo las sombras de las encinas en flor o bajo el cobijo de los olivos cargados de tempranas aceitunas .Solo se vive una vez y las cigarras no duermen  olvidan comer y beber porque ellas solo quieren cantar bajo el sol del mediodía y saborear hasta el último suspiro la vida .

Una vez Aniceto se dejó vencer por la siesta bajo la higuera por la que discurre el agua del brazal y sus ojos se entornaron adormecidos en un profundo sueño ajeno de la conversación de las cigarras .

Cuando despertó tras el tiempo que dura un cigarro se vio extrañado y miró a todos como desconocidos ,sin reconocer el lugar donde estaba ,duro unos minutos su confusión pero cuando nos relató su sueño entendimos que había vivido otra vida .

Narró que en la vida que soñó tenía una familia y no era el peón que ejecuta con su mano la tierra que nunca será suya y agacha la cabeza al paso de un amo  . Hablo de la libertad como la de los abejarucos que colorean el cielo estival y recorren con su cantos los campos después de la siega sin entender que tengan dueño ; en ese momento se derrumbó y lloró con la nostalgia de un mundo perdido  .

Ese día Aniceto se volvió extraño, una melancolía le invadió de la que nunca se recuperaría .Cada vez que encendía un cigarro al amparo de una candela ,su mirada se quedaba perdida con las acrobacias fugaces de las chispas y con los ojos vidriosos  narraba aquella historia que sentía como su verdadera vida ,porque el se creía dormido viviendo en un sueño del que terminaría despertando .

Que momento define la frontera de la realidad y de los sueños, cuando los párpados se caen como goteras insidiosas de Morfeo. Cada hombre tiene mil almas, que al cerrar los ojos despiertan ,y como estrellas fugaces pasan dejando un rastro en el recuerdo ,como la estela del arroyo que surca el páramo y desaparece con el estío . Hay hombres que viven dormidos, porque su verdadera vida la vivieron en un sueño ,sin saber como despertar de los laberintos por donde serpentean los retales de historias y las vidas inconexas . Aguardan los hombres dormidos en la cola de las lagunas del olvido donde desembocan los recuerdos esperando una señal que les ayude a recobrar su verdadera vida ,la que a veces en sueños recuerdan.  

 

¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño;

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.

 

Calderón de la Barca (La vida es sueño)

 

Anuncios

SELENE

Una mano blanca ha entrado por mi ventana y se ha quedado posada sobre la mesa en esta noche serena en la que las estrellas conversan haciendo un murmullo de luz y llenan de pecas el rostro oscuro del firmamento .En silencio me he quedado observando al visitante fantasmal que inesperado ha llegado , esperando algún cambio en su brillo espectral , bajo el reloj de pared que chasquea contando el tiempo en la oscuridad .

Repta sigilosa la mano  sobre la mesa , haciéndose larga y trémula  , en esta noche perfumada del jazmín que crece alfombrado sobre el muro  .Fuera se oye el sonido del mar de los cipreses que mecidos por el viento  entonan una letanía que navega en olas invisibles  .

Y la mano avanza al compás del viaje por el tiempo de las agujas del reloj ,hasta tocar mis dedos  proyectando su sombra de luz  . Siento su tacto inerte , la transparencia que va inundado la palma de mi  mano recorriendo su geografía como un haz de luz , hasta que como un relámpago desaparece al paso de una nube .

En silencio he pronunciado su nombre con los labios mudos y las voz apagada , Selene. Me he asomado por la ventana siguiendo un rayo de luna y hay estaba resplandeciente viajando en la noche en su carro de plata .La he vuelto a  llamar por su nombre y he pronunciado en voz alta , Selene .

En otro tiempo cuando aun los hombres vivíamos con los mitos la Luna era una mujer de naturaleza celeste y de nombre Selene . Cada noche cuando su hermano Helios ocultaba la luz del Sol , ella recorría en un carro de plata la bóveda del firmamento , brillando como la Luna .

Así fue como una noche la Luna recorriendo el firmamento se enamoró del pastor Endimión que sucumbió a sus encantos mientras dormía y se rindió a su belleza mortal .Enamorada Selene cada noche visitaba al pastor en su cueva penetrando como una haz de luz ,luminosa y radiante para entregarse como mujer .Pero al ser Endimión un hombre al que el tiempo terminaría por marchitar ,Selene le pidió a Zeus que le concediese un deseo y Endimión eligió dormir siempre joven e inmortal para poder estar siempre  junto a Selene . Desde entonces cada noche Selene entra en la cueva del monte Latmos como un rayo de Luna y reposa como mujer junto al cuerpo dormido de Endimión que permanece inalterable al paso del tiempo .

A punto esta de terminar la noche ya asoman por el horizonte los primeros cabellos rubios del Sol y la Luna rubia se apresura rauda hacia la cueva donde duerme Endimión para estar junto al pastor , para amarlo un día más y acompañarlo por siempre en un sueño de amor eterno .

 

 

 

http://www.biblioteca.uma.es/bbldoc/tesisuma/16276966.pdf

https://verdeandaluztierraoliva.wordpress.com/2017/07/17/selene/

SEPTIMA LUNA

choperasacequia

De todos los pájaros de la primavera solo el ruiseñor cuando canta bajo la luna es tenor del amor y su canto se vuelve aun mas cristalino cuando lo entona acompañado de la melodía de un arroyo que baja dormido en una noche templada .

De entre las ramas de los álamos que lucen plateadas bajo la luz trémula de la luna ,los pájaros han preparado una opera bajo el título del trino pasional de la exaltación del amor ,mientras yo encuentro un improvisado palco apoyado en la baranda de herrumbre del puente del rio .

Pero la obra se acaba , cuando una moto cochambrosa grita con todas sus fuerzas “EL AMOR NO EXISTE” y la ópera se detiene ,los tenores se quedan callados y solo se oye el murmullo de las hojas mecidas por el viento y el silencio del agua del rio marchándose .

Miro a mi alrededor y los bancos que miran a la luna estan desiertos sin los poetas que susurran al oído versos , sin los enamorados que cogidos de la mano comentan sueños  y tamborilea el asfalto los tacones de una mujer, que sigue suplicante a un hombre con aire de canalla chulesco ,no es un galán tampoco un caballero ,pero ella le sigue atrapada en las flecha del ciego amor ,elegante y fina con lágrimas que recorren su cara hasta caer como perlas que firman su tristeza ,mientras el se aleja arrogante  .Quizás tenga razón la moto manchada de herrumbre que el amor no exista y que yo sea un idealista cuando a lo lejos veo un coche comprar una prostituta .

Me viene a la cabeza el libro de Fromm “El arte de amar” que describia las relaciones en las que las personas son objetos de consumo siguiendo la tendencia de la industria de usar y tirar y que el compromiso que construía las relaciones tradicionales se permutaba por la obsolescencia el tiempo necesario para cubrir una necesidad ,no pensé que esa idea sería una profecía y que el mundo tradicional se derrumbaría .Pero siempre quedará Bécquer romántico empedernido entre los poetas y con su legado de poemas siempre quedará una guia para recordar el amor.

 

ZORAIMA

La soledad es una mujer de carácter a veces dulce a ratos chillona , siempre seductora y amarla es pasear por el delirio de la cordura . La que yo conozco es la que acompaña ,la que conversa ,la que es compañera por eso la llamo Soledad porque es mujer . Hay soledades que callan y dejan su nombre con un eco de silencio ,otras que toman la cara de los recuerdos y responde por Añoranza ;a veces la soledad se alía con la tristeza y se apellida Melancolía ,pero también puede morir y ser la parca que mata la cordura entonces es Locura .

Conocí en este lugar en la Axarquia de montes y páramos a un hombre que cada atardecer subía por el camino amargo de una vereda pinchuda y empinada que desemboca a una encina que se yergue solitaria en una loma que mira al mar . El no buscaba la soledad para conversar ,el subía en busca de un recuerdo y la brisa que mueve la hierba agostada le devolvía la nostalgia que enmudecia sus labios de silencio .

En cada atardecer cuando el sol se sumerge y sus últimos rayos iluminan las montañas de África , clavaba su mirada a las tierras del sur y con los ojos nublados de melancolía recordaba su paso por la legión  .

El me habló de su recuerdo ,de Zoraima ,una muchacha de piel canela y de ojos negros como las profundidades telúricas por las que brota el agua ,hablaba de ella con la reverencia de un primer amor y describía la redondez de sus caderas como las suaves lomas donde derrochan su perfume las lavandas .

Zoraima era espigada ,flexible y al caminar se contoneaba como un junco de pelo largo azabache , la crin de una yegua salvaje ,libre como el viento tórrido del desierto ; Volcán de carnes prietas que el ejercicio de la pasión había convertido en una obsidiana del deseo que nublaba la voluntad de los hombres .

Pero Zoraima solo le amaba cuando podía comprarla y su fortuna se colo por su entrepierna ,se perdió en el alcohol para soportar compartirla porque Zoraima no tenía dueño solo se dejaba poseer por quien alquilaba su cuerpo ,pero el la amaba porque era su delirio ,porque era su locura , su razón para permanecer en aquella tierra lejana hasta que Zoraima paso a ser parte de la arena del desierto y regreso a Málaga acompañado de su recuerdo.

Cada tarde cuando el sol se sumerge en el Mediterráneo y alumbra el camino que lleva al atardecer sin faltar a su cita subía a las lomas mas altas donde el viento del sur trae el aroma de las arenas del desierto y el recuerdo de las noches con Zoraima ,siempre leal a su corazón ,siempre fiel a su pensamiento .

 

SOLO LOS BORRACHOS Y LOS NIÑOS DICEN LA VERDAD

Hay un lugar ,un lugar apartado iluminado difusamente por una bombilla rubia que luce calva en la intemperie,no tiene nombre porque la cal tapó el cartel que le daba unos apellidos pero todo el mundo en el pueblo conocía ese antro, como taberna de la Soledad.

Fortín de hombres ,enrarecido de tabaco ,hogar del sediento que desnuda con la mirada un  vaso de vino de tosco cristal púrpura ,sangre que brota de la vida que se apaga a cada sorbo .

Porque en la taberna de la Soledad se bebe para olvidar para no vivir en este mundo sino en el que navega  la imaginación del borracho . A veces me viene  a la memoria la taberna de la Soledad ;admiraba la sinceridad de las caras somnolientas de alcohol ruborizadas por el  vino y como de cuando en cuando alguien balbuceaba un discurso de solemnidad  envenenado de verdad ,sin el revestimiento del disimulo ,solo las palabras auténticas que marcan con una cicatriz el alma .

Todo es mentira nada es verdad ,este mundo rebosa de apariencias  donde lo autentico es lo extraño ;solo los niños y los borrachos dicen la verdad sin importar el que dirán, los primeros por inocentes los segundos por desinhibidos y sin embargo  los condenan , su pecado la sinceridad . El juego de vivir considera  mejor la metáfora de lo espinoso e intrincado  ,las palabras rellenas de ambigüedad donde mora la mentira y esconder tras una mascara nuestro verdadero rostro.

Aquellos días lejanos que regresan frescos a mi memoria , me devuelven las noches de cazadores y labriegos donde aprendí algunos de los aforismo de entender la vida y la necesidad de ser un borracho embriagado de verdad .

 

Francisco Manuel Cortes Fernandez

SOBRE LA BREVEDAD DE LA VIDA

Autor : Manuel Martín Vicente

Las amapolas que navegan sobre las espigas de trigo son trazos de acuarela sobre el lienzo de un trigal ,evocación de lo efímero flotando sobre un mar campesino , metáfora de la brevedad que es vivir . Su belleza se desangra , bailando con el viento que la desnuda en gotas de sangre que dejan  un rastro de manchas de pétalos sobre el camino ,reflejo de vida acabada .En la orilla de un trigal donde las olas de las espigas se pierden tras el horizonte , han quedado varadas  palabras que traen de vuelta la voz de Seneca sobre la brevedad del vivir :

Vives como si fueras a vivir para siempre ,sin reparar en tu fragilidad ,sin calcular cuanto tiempo ha pasado para ti ,cuando ese dia que se dedica a alguien o cualquier otro cosa sea acaso el último .

Oirás a la mayoría decir: “A partir de los cincuenta me retiraré a descansar, los sesenta años me librarán de obligaciones”. ¿Pero a quién tomarás que te avale una vida lo bastante larga? ¿Quién dará permiso para que eso salga como dispones?

¿No te da vergüenza reservar para ti los rebojos de tu vida y destinar para el bien espiritual solo ese tiempo que no se puede dedicar a ninguna cosa?

¡Qué tarde es empezar a vivir justamente cuando hay que dejarlo!

¡Qué olvido de nuestra mortalidad tan estúpido aplazar los planteamientos sensatos para los cincuenta o los sesenta años y pretender empezar la vida en un momento al que pocos logran llegar!

(“Sobre la brevedad de la vida” , Echando cuentas 4,5 . Seneca )

 

 

 

 

 

Autor : Francisco Manuel Cortes Fernandez

Foto de Manuel Martin Vicente extraida de wikipedia

SAPILLO PINTOJO MERIDIONAL

sapillo-pintojo

El sapillo pintojo meridional es un anfibio endémico de la península ibérica . En Andalucia ocupa la parte al sur del Guadalquivir . Es un anfibio distribuido pero en poblaciones dispersas lo que le hace vulnerable en especial por el deterioro de su entorno . Es muy adaptable en cuanto a lugares prefiriendo aguas tranquilas o estacionales .

Presenta actividad durante todo el año ,ante el  frio disminuye su actividad aletargándose y como medida a la sequía estiva enterrándose en un lugar húmedo ,hasta que el tiempo llegue a un estado óptimo para su supervivencia .

Su ciclo reproductivo  se vincula siguiendo la bonanza de la lluvia  . Su reproducción principal es en primavera cuando abundan las lluvias buscando charcas o zonas inundables para hacer su puesta. Si en Otoño  vuelven las lluvias y el clima se presenta templado vuelven a realizar una nueva puesta .

En esas charcas otoñales que  se convierten en un hervidero de vida ,cada dia supone una lucha contra reloj por completar la metamorfosis porque un dia siginifica un poco menos de agua de espacio y de alimento .

Conforme la charca  reduce su perímetro los renacuajos de la periferia quedan varados en el barro seco ,la única oportunidad de sobrevivir es permanecer donde se acumula el agua a condición de que los que queden fuera mueran .

La estrategia por sobrevivir ante la desecación es permanecer en el centro y empujar a los demás hacia afuera . Es una situación dramática en la que persiste una incesante confrontación .Solo unos pocos completaran el desarrollo , los que dejaron al resto sin derecho a vivir.

Si un recurso se hace escaso y su acceso se convierte en competencia la anarquía de la naturaleza no considera la ética como un valor.Sin el orden de la  conciencia reina el egoísmo.

No se si Hobbes tenía la misma afición de mirar los charcos donde culebrean los renacuajos y luchan por el recurso de permanecer en el agua ,pero si tuvo oportunidad de observar a los hombres de su época y escapar de una guerra civil . Como los renacuajos de la charca el pensaba que los hombres en un estado de naturaleza sin un orden establecido ,todos estaban en el mismo derecho por recurrir a un bien escaso por competencia ,la vida asi se convertía en una guerra de todos contra todos Bellum omnium contra omnes porque todos aspiran a poseer un recurso ,aquel que le resulta beneficioso pese al perjuicio ajeno o al prójimo  ,porque el hombre es un lobo para el hombre ””Homo homini lupus est” . La intención y gloria de Hobbes fue la de definir un marco de orden donde no emergiera un estado de naturaleza salvaje a condición de ceder parte de la libertad y la voluntad individual por el beneficio de todos ,aunque ese  control cayese en unas únicas manos que cuidaran de mantener una situación mas segura por medio de establecer reglas en la figura de un rey ,lider o estado .

Dejando a un lado el  contrato social y el Leviatán y siguiendo la práctica de la justicia ética la que todos reconocemos ,en las situaciones que como víctima no nos gustaria protagonizar ,la de no quedar relegado fuera de esa gran charca que se llama sociedad donde todos coletean en busca de una oportunidad , sin desear que la semilla del egoísmo que siempre es el germen de la discordia tenga oportunidad de agarrar . A diferencia de los renacuajos los humanos tenemos conciencia podemos discernir de lo justo y lo que nos nos gustaría  y  empatía para intuir como se pueden sentir los demás ,respetar al prójimo como a uno mismo ,sinónimo de consideración para una mejor convivencia para llegar a ser todos  ranas .

Foto : Agustin Barrajon Minguez