LA LEYENDA DE LA MALDICION DE LA TORRE DE ROMA

torre_de_romilla

He vuelto a pasar por ese lugar de torre baldía que se trasluce espectral tras las huesudas ramas de los álamos desnudos de invierno . Sobre los restos de sus almenas posaban sombríos unos grajos de luto que miraban altaneros y burlones y en sus paredes aun rojas como el carmín triste de una rosa muerta , se siente el dolor . Ese torreón testigo de crueldad esta maldito y solo recupera su esplendor lo días sombríos , los días de nublos morados ,las noches oscuras sin luna .

Hay una maldición que pesa sobre ella cuando era torre y albacara de guerra ,en ella murió un guerrero moro que el destino de un desamor le llevó a un encierro de prisión en este torreón que en otros tiempos era rodeado de lagunas y acequias y la soledad de las vegas del Genil que al otro lado del rio era tierra policromada de trigales .

Cada noche cuando la media luna alumbraba de plata el camino que el rio sigue entre los álamos y sauces ,el soldado le cantaba por desamor a Zulema por la que su corazón se había hecho un puño agotado de esperanza . Sufría la ignominia del destierro por una afrenta con uno de los Venegas que pretendía a la bella Zulema y por soverbia no era correspondido porque los suspiros que salian de sus labios eran solo para el noble joven soldado . Los Venegas pidieron al rey Chico que el joven militar fuese desterrado de sus tierras lejos de la mirada de Zulema donde no lo pudiera volver a ver , donde no volviera a oír su canto que cada mañana la despertaba con la caricia de un ruiseñor .

Con su escudo y lanza miraba a la lejanía donde el cielo se junta con la fortaleza de la Alhambra y sentía que los ojos celestiales de Zulema le miraban . El viento que baja de la sierra como un susurro que al tocar la cara se convierte en un beso de rocio ,para el era una palabra fresca de los labios de Zulema que lo llamaba y entonces cantaba ,cantaba pensando que sus estrofas sucesivas podrían llegar con el eco a Granada y que ayudado por el viento llegarian a su oído .

La melancolía se hizo mar de fondo que anegaban sus pupilas cansadas mirando al horizonte de los verdes mares de trigo y su vida dejo de tener interés .Abrió las puertas de la albacara al auxilio de una alqueria cercana a la que hostigaban unos mercenarios de entre ellos iban moros y cristianos cada cual con su propio dios pero compartiendo el mismo botin de bravuconeria y saqueos.

No sabian si eran hombres del cercano campamento de los reyes Católicos o quizas hombres del Zagar en guerra civil contra nadie o quizás servian al alcaide de Loja en una escaramuza ,quien sabe quienes podrian ser ,solo sabian que eran demonios que sin razón derramaban sangre .

Defendiendo el bastión de la avaricia siempre cruel y deshonesta ,el joven soldado fue atravesado por un fleja en el corazón . En su lecho de muerte donde la sangre brotaba como pétalos de rosas oscuras ,desembocando su vida en un charco de muerte , hizo el siguiente juramento mientras la tierra tragaba como vino los últimos sorbos de su vida ,deseando dejar su alma maldita :

“Con pena abandono esta tierra donde esta Zulema y la saeta que me atraviesa el corazón no es mayor dolor que no poder volver a ver el cielo en sus ojos ,no sentir las caricias de sus manos sobre mi rostro y no poder besar sus mejillas rosadas .Muero negando a cualquier dios que permite el horror y que señores y reyes no sufran de las armas que a su orden causan dolor . Muero maldiciendo a los que en nombre de un amo o una patria idolatran infligir sufrimiento y dejo aquí mi espíritu porque no me puedo marchar de este mundo hasta poder descansar junto a Zulema .”

Francisco Manuel Cortes Fernandez

https://verdeandaluztierraoliva.wordpress.com/

Anuncios