UNA JAMSA PARA EL CORAZON

269px-hamsa-svg

Llegué al puerto en el  momento del atardecer , cuando aparece el camino dorado sobre el mar que conduce al sol mientras se sumerge, en esta Málaga fenicia de las jábegas que navegan santificadas por el ojo de Horus ,en el amable Mediterráneo .

Me gusta esperar al crepúsculo y caminar cuando las primeras farolas se encienden por las tortuosas calles que aun recuerdan un origen árabe . Las ciudades del Mediterráneo son crisol de culturas de leyendas e historia  , de  rostros de tez oliva y pelo negro ,  donde conviven lo moderno y lo eterno .

Me dejé sumergir  en el bullicio que colorea las calles inundadas de vida cuando comenzaban a lanzar los primeros destellos el encendido de los escaparates . La curiosidad me adentro en una tienda de nombre “Zoco” que recordaba en un pequeño recorrido a un mercado árabe , con olor a incienso y cuero de Fez ,con su plata vieja y gasas orientales .

Compartí con  la amabilidad de la dependienta mi admiración y viajes  a su patria del norte de África , entre los destellos de una jamsa que resplandecía de un farol de vidrios rojos y azules y textura andalusí . La mano de Fátima colgaba ondeando su halo protector contra la envidia que llaman mal de ojo .

Nunca creí en esas cosas aunque me gusta regalarlas porque un árabe me confesó una vez que hacerlo traía a su portador buena suerte , por eso mi devoción por el amuleto se ha convertido con el paso de los años en un detalle de cortesía .

Las calles de mármol recuerdan al esplendor de un palacio oriental y es fácil sucumbir con la mirada al pavimento pulido como un espejo y desembocar siguiendo un olor a especias y menta a una tetería decorada de exquisitos arabescos .

Me recuerda a mi Granada de juventud a las tardes de charla con una tetera cargada de hierba buena . Al fondo decorado con alfombras persas  y luminarias árabes , sobre una mesa de taracea una pareja comparte una tetera  . Ella le dedica una mirada cómplice con un brillo en sus ojos , mientras el derrama el te en los vasos creando una atmósfera vaporosa .

Algo importante le debe de decir para que ella agache la cabeza con la sumisión de quien ama y declina sus deseos por ser complaciente . No se que habrá dicho  pero se que esas mismas palabras las habré pronunciado yo alguna vez .

El amor cuando llega se concibe para siempre ,se hacen promesas para que nunca acabe porque nos sentimos plenos pero cuando alcanza su máximo se vuelve tranquilo ;ansiamos lo que nos falta y cuando lo tenemos lo olvidamos . El amor tiene mala fama porque siempre duele  y cada vez son mas los que se protegen a estar enamorados ,los que se han decidido a luchar para hacerlo pasajero y efímero .

Al doblar la esquina  en una terraza me dedican una mirada y un cuchicheo entre risas que respondo con una sonrisa educada y pienso que no hay amuleto posible para evitar el amor .

 

 

Francisco Manuel Cortes Fernadez

 

iliberis nigra OCTUBRE 2016

Anuncios

YO BENNU

800px-ardea_cinerea_-_pak_thale-1

 

El Mediterráneo es una muchacha de mirada azul de la que nunca me canso de contemplar la profundidad de sus ojos y el placentero movimiento de su falda tendida sobre la arena haciendo olas , mientras la brisa se enreda entre mis dedos .

Es tiempo de migración y las aves  siempre sabias no se resignan a vivir en otra estación que no sea un eterno verano y se unen en una rebelión contra el invierno  , para dejarlo atras a miles de kilómetros de su dictadura .

Prismáticos en mano ,una vieja libreta para tomar notas ,acecho en la marisma ,cuando flotando sobre el  aire toma posesión de un remanso una garza real junto a un  ibis elevando este escenario palustre a santuario mitológico.

En el antiguo Egipto la garza real representaba a Bennu un símbolo de resurrección mito que dio origen al del ave Fénix para los griegos .El ibis era la representación de  Thot dios de la sabiduría y medidor del tiempo y también juez y escriba en el juicio de Osiris de la almas .

La tarde va chispeando de destellos  sobre las aguas someras de color esmeralda entre  acrobacias de zampullines y malvacias de pico color azul . En estas horas que me acompaña la  soledad todo cobra otro sentido y una conversación en un bar esta semana me viene dando vueltas .

Los bares son como la marisma , tienen una fauna donde la comunión con el alcohol convierte la barra en una eucaristía en la que comulgan los que buscan encontrar el olvido.

Hace unos días un  hombre con voz ahogada me pidió tabaco aunque yo no fumo , era cabizbajo y tenía una mirada del color gris con la que la apatía pinta la tristeza .La única intención con la que se acercó , fue para hacer una confesión , la del pecado de no vivir ,protagonizando su vida la resignación .

Recordé a  Camus que opinaba que una vida sin sentido que alcanza el absurdo no merece vivir , pero el hombre tiene la obligación de rebelarse a la apatía a buscar un sentido a dejar de atarse a la obligación de complacer  lo que se espera de el , tan solo ser plenamente libre .Imagino a Thot el escriba divino tomando notas de nuestra conciencia y a Bennu esperando a volar para renacer .

Cae la tarde y un grupo de flamencos atraviesa el cielo que al acercarse al atardecer arden  dorados y  flamean con su aleteo carmesí apagándose en la lejanía del horizonte  como el ave Fénix que muere en su ocaso para volver a nacer de sus cenizas .

Francisco M Cortes Fernandez