TRAS LA SOMBRA

En el pueblo de Garcia Lorca al final de un rosario de casas bajas hay un acequia del tiempo de los moros donde mi abuelo iba a pescar . Una tarde lo acompañe a ese lugar mientras por el camino iba relatando sus aventuras de pescador de la Vega que rejuvenecido por sus recuerdos recreaba en mi imaginación los seres fantásticos que esconde el reino acuático ,los barbos de enorme tamaño y sin faltar entre sus historias que yo escuchaba con devoción el dia del gran terremoto cuando el rio agitó sus aguas y se rompió durante el temblor de tierra .

El camino que lleva a la acequia morisca estaba surcado de plataneros orientales de corteza descamada que rasgaban sus hojas con el roce del viento y de moreras de tronco nudoso y hojas que destellaban como esmeraldas .

Entre la arboleda surgian los pequeños cortijos algunos de sureña blancura sombreados de parras y coloridos por las madreselvas que escalan por muros de cal blanca. El sol nos seguía entre las copas de los arboles asomándose entre las ramas y en los espacios claros aparecia majestuosa Sierra Elvira como un gigante en la llanura de la Vega

Nos detuvimos en el brazal de láminas de agua plateada donde los cangrejos aceituna se propulsaban como centellas dejando una estela en el barro y las ranas inmutables en sus orilla tomaban el sol sumidas en la calma placentera del murmullo hipnótico de las ondas .

Pero una nube ensombreció el rostro de mi abuelo y el agua se tornó púrpura como el último resplandor de un crepúsculo cuando el sol muere .Su tez perdió el tono oliva de su cara y se le hizo un nudo en la garganta apagándose la vitalidad con la que había llegado y quedo callado en un silencio que traía a su memoria un suceso del pasado.

El sol volvió a salir de entre las nubes y el agua de la acequia se hizo una lámina de estaño bajo la que la vida anfibia reaparecia entre los rizos ondeantes de los berros y me contó un suceso cuando aun era muy joven .

En los años difíciles de la carestía un dia en el ese arroyo de riego pescando cangrejos un vecino envenenado por la religión de sus ideas y subido por la soberbia le puso una pistola en la cabeza y le amenazo de muerte. Aquel dia tuvo suerte aquel pistolero solo perpetró el robo de la cesta de cangrejos pero juró matarlo a la próxima .

Me acabo de despertar de un aletargado sueño aun con el recuerdo caliente de mi abuelo ,la vega de Granada y los brazales repletos de cangrejos y regreso a este tiempo en el siglo XXI donde reina el vacío existencial y el aislamiento detrás de las pantallas .La insoportable soledad hace que todo el mundo ande loco por el reconocimiento ,la búsqueda de una identidad diferenciadora frente a la estandarización en la que a todos nos quieren hacer parecer iguales. Se ha puesto de moda seguir idearios como alternativa a la practica de la religión , la gente como siglos atrás necesita encontrar un sentido a la vida alguna esperanza motivadora en un cóctel que se sirve caliente sin cubitos y sin dios .

Todo hombre tiene una sombra esa parte oscura que nadie ve y que se esconde muy hondo para que nadie lo sepa y que a veces un rayo sol proyecta en todo su espectro en el asfalto como una radiografía . Cuando se puede camuflar entre la multitud aparece guiando el oído de la conciencia y deja aflorar la parte sádica la que no pide cuentas a los remordimientos .

Llegue a saber de aquel pistolero cuando era anciano y que se engrandeció un dia al amparo de la afinidad de sus ideas pero acabado aquel tiempo que le ofreció una ventaja paso toda su vida de jornalero bajo el yugo de un amo nombre con el que se definia en Granada hasta bien entrado los años 80 a las personas que poseían tierras y disponían de trabajo . Se trago su soberbia y orgullo por arrancar remolachas y cortar tabaco a ritmo de látigo .Sumiso pero agazapado porque la maldad nunca se marcha siempre esta esperando a salir en su momento y es cierto la vida nos da la cara que nos merecemos y este tenia la cara que le definia .

No se porque me he acordado de aquel suceso ,habia olvidado aquella historia y hace muchos años que no paso por alli pero siempre tengo presente a los pescadores y cazadores de aquellos años en la Vega de Granada que ahora solo reconozco en fotos en blanco y negro . Eran hombres con un espíritu genuino de libertad, obtenían gran parte de todo lo que necesitaban de aquella exuberante naturaleza de boscosas alamedas y de incontables venas de agua . Vivían próximos a ser salvajes sin pudor viviendo de espaldas al mundo y que importaba si a cambio cada mañana se refrescaban con el agua del rio ,sin necesidad de contar el tiempo y sin rendir homenaje a ningún amo .

Anuncios

LA OPORTUNIDAD

 

Era un trovador que labraba rimas para cimentar versos y las hacía crecer  en bloques de estrofas hasta construir historias . Era un hombre de mediana edad de entradas erosionadas por el tiempo que aun podia usar el peine , un viejo joven con el oficio de cantero de poesía .

Ese dia era su primera vez en un  escenario donde sus estribillos iban a resonar acompañados de los acordes de una guitarra con formas de mujer .Al salir miró al público que le aguardaba y sus ojos centellearon recorriendo  todas sus etapas sin oportunidad y ahora estaba allí delante en su primera vez.

Se quebró su voz al comenzar y temblaron sus manos abrazando la cintura de la guitarra  pero una nota risueña que se soltó de las cuerdas borro el fallo y cantó como nunca había cantado , mirando al horizonte de butacas , rememorando una habitación sin ventanas , tapizada de cartones y un ordenador que hacia las veces de caja de ritmos  ; oía en su interior las voces de desaliento con las que le martilleaban los que no lograron cumplir sus sueños y sintió las angustia de las noches que pasó en vela dudando , pero volvió a su momento recitando sus rimas sobre un escenario por primera vez y su imaginación cambio de rumbo comenzando a navegar  con su melodía hacia sus esperanzas .

Al terminar su canto empezaron a crepitar palmas que se convirtieron en lluvia de aplausos  y bajo la cara la guitarra escondiendo sus manos que aun temblaban con un gesto emocionado en su primera oportunidad .Un alivio reparador recorrió todo su cuerpo acompañado de una relajacion que no sentia desde hacia mucho tiempo y la sensación de ser capaz de todo , entonces titubeando  descargó unas palabras que tropezaron en su boca en un exorcismo a su pasado . Era su primera vez ahora a esta alturas justo cuando sus cabellos se tornaban de plata.

El trovador se despidió agarrando la guitarra  como una espada y se marchó rejuvenecido , despojándose del lastre de los años que lo habian hecho envejecer hasta quedar en la edad óptima ,la de la plenitud  .Detrás del escenario comenzaba el mundo y el entraba como un guerrero ,solo necesitaba una oportunidad para volver a sentir , cambiar de escenario y la necesidad de dejar de estar fuera de juego de ser un outsider .

PEPE EL DEL TESORO

Conocí a Pepe una tarde de verano siguiendo un camino con bordes de avena que conducían a las ruinas de un cortijo ,ocultado por algarrobos y abrazado por unas chumberas que arañaban su piel de cal blanca .

Era una casona que debió de ser antaño un lagar de los que habitaron estas tierras de viñedos de la Axarquia . Observaba la fachada herida , imaginando sus tiempos de esplendor cuando de entre los escombros apareció una sombra que surgió como una aparición bajo un arco barroco y al salir a luz fue como conocí a Pepe , un legionario sexagenario , delgado de tez curtida y cobriza .Lo conocían en los montes como Pepe el del Tesoro porque a todos los que topaban con el le juraba que en el cortijo existía una tesoro .

En cada atardecer cuando el sol se sumerge en el Mediterráneo , Pepe subía al monte que domina una encina para ver los últimos rayos de luz que hacen emerger por el horizonte las montañas de África y sus ojos se volvían vidriosos de melancolía .

Un dia me hablo de Zoraima , una muchacha de piel canela y de ojos negros como las profundidades por las que brota el agua ,hablaba de ella con la reverencia de un primer amor y describia la redondez de sus caderas como las suaves lomas donde derrochan su perfume las lavandas .

Zoraima era una mujer del desierto , flexible como una espiga que al caminar se contoneaba como un junco .Su pelo , era largo azabache como la crin de una yegua que galopa libre por el tórrido desierto ; Era un volcán de carnes prietas que el ejercicio de la pasión había convertido en una obsidiana del deseo que nublaba la voluntad de los hombres .

Pepe permaneció en la legión de África para ver cada noche a Zoraima en el antro donde ejercía el oficio del deseo y cuando tenía dinero la compraba para que durante unos minutos fuera suya . Ella era su obsesión el motivo de su locura por el que su dinero desembocaba en su entrepierna .

Enloqueció el dia que Zoraima quedó sepultada bajo las arenas del desierto y volvió al cortijo que lo vio nacer . Su equipaje era solo lo puesto ,una foto que no recordaba,la guerrera de soldado y el recuerdo de Zoraima .

Me entristeció cuando recibí la noticia de su muerte .Me asaltaron nuestras conversaciones como un homenaje que le hacia mi recuerdo . Una un tarde de verano volví por el camino que lleva al cortijo y lo encontré hecho un solar y tras un incendio se había despejado de maleza un barranco que ahora tiznado dejaba al descubierto sus secretos. Me llamo la atención en el cauce de la rambla la entrada de una mina en cuyo interior encontré un pozo con una alcubilla de agua y en un lado de la oquedad como un santuario donde se colocan las vírgenes había un relicario de plata apagada por el contacto telúrico con la humedad de la tierra .

El relicario contenía la foto de una muchacha joven de ojos oscuros y pelo negro y un grabado con el nombre de Zoraima . Entonces entendí cual era el tesoro que buscaba Pepe y entendí porque residía en aquella ruina ,entendí que la locura le había hecho olvidar el lugar donde la idolatraba en secreto y entendí que sino se marchó de aquel lugar era por permanecer fiel a su único recuerdo .

Aquella tarde cuando el sol se apagaba en el Mediterráneo subí al monte de la encina donde Pepe cada dia la añoraba . Encontré en el tronco nudoso del chaparro un hueco donde se sentía el alma del árbol y allí deje el relicario y el recuerdo del legionario frente al atardecer donde cada tarde surgen las montañas de África .

LAZAROS DIGITALES

Un dia en la ciudad donde vivo comenzaron a llegar perros de todas los lugares . Buscaban a personas para hacerles compañía , consideraban un acto solidario sacar a la gente solitaria abandonadas en su casas y las adaptaron .Se corrió la moda entre los perros de pasear a las personas y las calles se llenaron de un bullicio de gente solitaria mirando la pantalla del móvil .Eso si los perros cuidaban de llevarlos bien atados a la mano tirando de ellos con sus cuellos triunfales y los zumbidos de llegada de whatsapps .

Asi las personas perdieron su nombre por ser anónimas y existir solo como el avatar de un red social y en el mundo físico se referían a ellos como aquel del pastor Alemán o aquella del Mastín según el perro que los llevará ,siempre sin perder de vista de forma obsesionada y ciega la llegada de nuevas noticias y comentarios .

Enfrente por la ventana veo al vecino del Pointer moviéndose de un lado a otro haciendo la cena a su perro y hablando con el móvil a la par que bracea y gesticula con mohines imposibles .El perro perturbado lo observa nervioso siguiéndole , haciendo cabriolas y cimbreando su rabo como un látigo .De la cocina escapa la redundante voz telefónica y la vaporosa humareda de alitas de pollos que se doran en un aceite chispeante bajo el cielo tóxico urbano . La ciudad es como un gran enjambre , los edificios colmenas y las ventanas son las celdas de una panal ,puertas abierta a la intimidad desde donde la privacidad de los hogares se televisa a través de un marco .

Hoy me cruce con la del perro Pekines quise saludarla pero caminaba absorta mirando la pantalla del móvil ,ciega a su alrededor . No la quise molestar y levante la mano para saludar al perro que me contestó moviendo el rabo .

Los perros se han instalado para ser los nuevos Lazarillos para los que están cegados en la era digital y las colmenas de cemento son las cavernas desde donde a través de una pantalla se ve la luz codificada de la realidad .

 

MALDITO CENIZO

El cenizo es una maleza de los terrenos baldíos sinónimo de olvido , expresión de la decadencia  . Cuando una parcela durante un largo periodo aparece ensombrecida de esta planta y el abandono campa  junto a las malvas no es señal prodiga para su amo . Aprendi de los mas ancianos que “tener cenizo”  era una serie de sucesos encadenados por la mala suerte que pocas veces se endereza .

Y es que cuando llega en la forma sombría de la mala suerte se enraiza y deja esparcidas sus semillas por el suelo y nunca desaparece porque aunque muere vuelve a brotar de la misma manera amarga acompañada de la miseria .

Una vez conocí  a un hombre al que se le planto en su vida el cenizo para no marcharse nunca . Todo arrancó a raiz de un desamor un sentimiento no correspondido o como el decia entendido de distinta forma porque mientras el solo amaba ella solo hacia sexo . A partir de ese momento que se hizo su desdicha cada noche la ginebra era su aliada para soportar su ausencia y aunque pasaron los años la herida no cicatrizo nunca .

Entendía la embriaguez como un culto solemne a Dionisos dios del bebedor de la diversión y lo mundano porque en cada trago de una borrachera hay un anhelo por saborear la vida y la desesperada compañia de la procesión de exvotos que eran tubos de cubalibre y botellines de cerveza . Finalmente el cenizo pudo con el y su vida quedó baldía como un terreno  agrietado por la sequía y oscurecido de la maleza de esas malas hierbas.

Hay dos tipos de borrachos el que bebe para encontrar un sentido y encuentra respuestas  y el pernicioso que busca rellenar un vacío que nunca llena . Para mi amigo el cenizo pudo con el sobrio  porque se enraizaba a su mente y le ahogaba el alma pero nunca pudo con el borracho porque en ese estado se liberaba de la pesada carga de su desdicha y las malas hierbas desaparecían porque en esos instantes era feliz ,era estoico era grande merecedor de todo  .

 

SISIFO ANDALUZ

Baila el fuego bajo la sartén de gachas ,acariciando los bordes con sus abrazos. La cocina de un campesino es como un bodegón donde cuelga la tristeza de las cebollas y donde la vida condimentada con ajos deja un sabor amargo.

Aniceto observa la danza hipnótica de la candela que chispea rompiendo el absorto de sus pensamientos . Pensando cuanto tiene que trabajar ,para pagar la penitencia de haber nacido miserable y ,que sentido tiene su existencia sino alcanza a disponer de mas libertad que el que tiene una paloma.Se siente apresado .

El abrazo de las llamas hace burbujear el guiso y al crujir del carbón se une el acompasado sonido de las burbujas. Se siente absurdo, porque todos los días sube al cortijo para arrastrar la pesada losa del deber, y cuando regresa, vuelve sin nada ,salvo la obligación de comenzar al día siguiente una nueva tarea .Una vida de trabajo , sin mas resultado que acumular miseria .

Aniceto es como Sisifo castigado por los dioses del Olimpo a subir una pesada roca a lo alto de una montaña y cuando llega a la sima cae de nuevo para volver a repetir la misma operacion en un absurdo que se repite toda la eternidad .

Pero Aniceto es libre igual que Sisifo cuando baja de la montaña porque cada atardecer que vuelve al cortijo después de arrastrar el yugo de un arado que comparte con las bestias esta liberado y puede observar los matices de una puesta de sol sin que el sudor tape sus ojos y sentir la brisa del sur que como un bálsamo arrastra cálida el aliento de la tierra de la Malaha ,entoces respira hondo y se deja seducir por el canto de los lejanos alcaravanes que le anuncian la proximidad del descanso de la noche .

CAMINANDO POR EL LADO SALVAJE

NOTA (acompaña la lectura con esta musica de fondo )
Eran los años ochenta en un pueblo del sur de siempre de casas blancas y calles soleadas de balcones inmaculados adornados de coloridos geranios y donde el denso paso del tiempo solo se hace sentir cuando lo pregona la campana de un reloj antiguo .Recuerdo en la taberna de la Soledad a dos hombres que siempre andaban juntos y se colocaban en la esquina redondeada que hacia la barra ,uno era alto y delgado como una espiga de trigo que se encorva rubia acariciada por el viento . El otro era bajito y achaparrado de mejillas encendidas y mirada acaramelada .
 
Trabajaban en un aserradero y cada amanecer iban juntos en bicicleta a la fábrica en la dirección por donde nace el sol que cada mañana se deja resbalar por las cumbres del Veleta . Disfrutaban del trayecto con una cadencia ceremoniosa y ni siquiera la escarcha conseguía apagar la calidez risueña de sus sonrisas . Amanecía y el horizonte de nieve despertaba de la oscuridad tornándose rosa cuando aun los rayos de sol son tibios y de la luz tímida surgía la silueta de los dos compañeros que en la distancia parecían uno .
 
Todos lo sabian y no era un secreto en la taberna de la Soledad ese lugar apartado iluminado tibiamente por una bombilla rubia que luce calva ,fortín de hombres endurecidos de campo y enrarecido de tabaco ,hogar del sediento que desnuda con la mirada un vaso de vino blanco en un cristal tosco y rayado y bucea tomando aire a sorbos siguiendo las simientes de alcohol que serpentean sinuosas.
 
Cuando estaban en la taberna con sus vasos de vino en su esquina que hacia un recodo íntimo, se miraban cómplices buscándose entre el barullo y las nubes de humo de los cigarros de jornaleros y gañanes en ese universo de cazadores furtivos y guardia civil ;no les importaba mirarse con cariño y a nadie le importaba que dos hombres se miraran y se desearan porque ambos eran homosexuales . Nadie juzgaba que se amaran porque si algo tienen los hombres curtidos de sol y campo es que no se meten en la vida de los demás, viven y dejan vivir en paz.
 
Gozaban del respeto de todos porque nadie veía su elección sino lo que ellos eran como hombres . Y asi siguen pasados tantos años cuando sus sienes ya son blancas y sus manos tiemblan cuando se abrazan,compartiendo largos paseos por las alamedas de sombra esmeralda y dejando pasar la vida como el agua que baja de la montaña ,viviendo y dejando vivir

¿QUE ES EL AMOR?

Aristófanes en el “Banquete” para explicar que es el amor recurre a un mito el que habla  del andrógino :

“En un principio los humanos tenían cuatro piernas ,cuatro brazos ,una cabeza con dos rostros ,eran redondos y de una extraordinaria fortaleza . Los había de tres tipos de género hombres ,mujeres y de ambos sexos el andrógino . Al ser muy poderosos trataron de luchar contra los dioses pero Zeus no podia eliminarlos porque los humanos  les  hacían ofrendas y decidió  partirlos en dos   . De esta forma los humanos quedaron divididos en dos partes de un mismo ser que se añoran y se buscan ,los que eran hombres buscan a su mitad masculina ,los que eran mujeres buscan a su mitad femenina y los que eran andróginos si es un hombre busca a una mujer y si es una mujer busca a un hombre .“

El amor seria entonces la búsqueda por encontrar la plenitud original la otra mitad que nos falta  para ser plenos , lo que nos hace sentirnos completos tanto en los fisico como en lo psíquico ese ser redondo con cuatro piernas ,cuatro brazos y dos caras que un dia fuimos .

Y sin embargo a quien le importa ,que importancia tiene porque tanta explicacion para los demas si solo es cosa de dos y todo se reduce a almas que se buscan y se encuentran para complentarse .

Mientras escribía estaba escuchando esta canción de Lou Reed “Walk on the Wild Side” ,caminar por el lado salvaje o hacer lo que a cada uno crea conveniente sin pensar lo que piensen los demás y ese lema de vivir y dejar vivir a los demas en paz .